Blogia

Desdelabiblio (Blog de la biblioteca del IES Lázaro Carreter)

XII EDICIÓN DE LOS PREMIOS AULA

XII EDICIÓN DE LOS PREMIOS AULA

El periódico El Mundo convoca el XII Concurso artístico destinado a adolescentes entre los 14 y 18 años. Las categorías son las siguientes:

Pintura, el tema de este año es la exposición de obras  de arte del Museo Hermitage que hay ahora mismo en el Museo del Prado. Puedes crear tu propio trabajo basándote en cualquier obra de la exposición citada o bien hacer una interpretación personal de ellas. Los estudiantes que participen en esta modalidad no tienen límite alguno en cuanto al formato y la técnica.

Relato y Poesía, de tema libre. Los trabajos tendrán que tener un máximo de dos folios y deberán escribirse en un archivo de texto con letra Times New Roman a cuerpo 12.

Ensayo, en la que te proponemos que hables sobre tu visión de las Redes Sociales. El formato de presentación no puede superar dos folios y deberán escribirse en un archivo de texto con letra Times New Roman a cuerpo 12

Video. Su contenido versará sobre denuncias o propuestas que harías para que un pueblo o ciudad pueda ser más habitable. Los trabajos (de dos minutos como máximo) deberán enviarse en formato MP4 o AVI.

Tienes hasta el 20 de abril para enviar tus trabajos a aula@elmundo.eso a Suplemento AULA de EL MUNDO /Avda. de San Luis, 25-27 (28033, Madrid), junto con datos personales y los datos de centro educativo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

RECURSOS EN INTERNET PARA LA ASIGNATURA DE LENGUA Y LITERATURA

PROYECTO AULA. Recursos para la asignatura de Lengua y literatura.

PROFESOR VICENTE LLOP. Recursos de Lengua y Literatura, propios del profesor Vicente Llop. 

MATERIALES DE LENGUA. Banco de contenidos y actividades de lengua y literatura.

EDUCARED. Portal educativo orientado a educación 2.0 y TIC para padres, alumnos y profesores.

PROYECTO CÍCEROS. Materiales de apoyo al área de Lengua y Literatura en Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato.

BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES. Biblioteca de Literatura española, catálogo, biblioteca de autor, portales institucionales, portales temáticos, imágenes, enlaces… 

RECURSOS EN INTERNET - DICCIONARIOS

DICCIONARIOS

RAE. Diccionario de referencia de la lengua española.

WORDREFERENCEOfrece el Diccionario de la lengua española Espasa Calpe.

EL MUNDO. Diccionarios de referencia del periódico El Mundo.

CLAVE. Diccionarios de la Editorial SM.

ELCASTELLANO. La Página del Idioma Español pone a su disposición el primer diccionario etimológico de la lengua española en la internet.

Proyecto Gutenberg

Proyecto Gutenberg

Proyecto Gutenberg es una biblioteca de libros electrónicos de dominio público, bien bien porque nunca tuvieron derechos de autor, bien porque si los tuvieron ya han expirado. Se recogen más de 36.000 títulos, cada semana se incorporan al catálogo una media de 50 nuevos registros.

En www.projectgutenberg.org no podremos encontrar los últimos best-sellers, pero sí un buen número de obras de gran relevancia histórica, científica y literaria. La inmensa mayoría de los libros se encuentran en inglés, pero también podemos encontrar libros en español, portugués y francés. Gran parte de estos registros cuentan con su correspondiente audiolibro para escuchar mientras leemos el texto.

El catálogo de búsqueda es muy completo, ofrece opciones de filtrado por título ó autor, pero también por temas e idiomas. 

http://www.gutenberg.org/

Medio pan y un libro – Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo.

Medio pan y un libro – Discurso de Federico García Lorca al inaugurar la biblioteca de su pueblo.

Locución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’. Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’. Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

10 Becas para cursar Bachillerato Internacional en uno de los Colegios del Mundo Unido

10 Becas para cursar Bachillerato Internacional en uno de los Colegios del Mundo Unido

Estas becas permitirán estudiar los dos próximos años el Bachillerato Internacional en los centros que esta organización tiene en 13 países de cuatro continentes (Canadá, Estados Unidos, Singapur, China, India, Swazilandia, Noruega, Reino Unido, Italia...)

Se valorará el potencial del alumno y otras cuestiones no menos importantes como su implicación en los problemas de la comunidad en la que vive, si desarrolla alguna actividad creativa, si practica algún deporte… y también se tendrán en cuenta criterios como la madurez personal, el compromiso social, el interés y respeto por otras culturas, la iniciativa y creatividad, junto con la capacidad para convivir y entablar amistad con alumnos de todo el mundo.

Durante su estancia en los Colegios del Mundo Unido, estos alumnos deberán dedicar al menos dos horas a la semana a una actividad creativa (música, teatro, artes plásticas…); al menos otras dos a la práctica de deportes, y entre tres y seis horas a programas de asistencia a la comunidad.

Los requisitos para participar en el proceso de selección, ser estudiante de 4º de la ESO o 1º de Bachillerato nacido en 1995 o 1996, con un buen expediente académico y conocimientos básicos de inglés.

Han de ser españoles o residentes en España en los últimos ocho años.

Más información en el número de telefono 91 702 24 24 ó http://www.colegiosmundounido.es/

Neotake: buscador de libros electrónicos

Neotake: buscador de libros electrónicos

Neotake es un buscador de libros electrónicos que proporciona además algunas características de las  redes sociales y permite la comparación de precios. El portal por ahora tiene indexados unos 5.400.000 textos. Permite buscar por área temática, lengua, formato y precio. También proporciona las características del libro, como los formatos, si tiene DRM, los precios del libro en diferentes plataformas y miles de libros libres de derechos gratuitos, entrando en la opción de precios y pidiendo que busque en FREE.

 Cuando entramos en Neotake nos encontramos un buscador, de fácil uso y aspecto claro, al estilo de Google. Es posible limitar la búsqueda a un idioma, lo cual resulta muy útil para evitar enlaces que nos lleven a destinos desconocidos, y por formato. El resultado de la búsqueda nos facilita información detallada sobre el ebook buscado y nos muestra su portada y nos envía a la página original que almacena el ebook.

 http://www.neotake.com/

Club de lectura

Club de lectura

Nuestra biblioteca vivió ayer un momento maravilloso con la inauguración del club de lectura. Estrenamos este evento con la lectura y posterior comentario de "El Amor en Tiempos del Cólera", de García Márquez. Fue una gratificante experiencia a la que esperemos se vayan sumando más y más miembros de la comunidad educativa.

Por si queréis pertenecer a nuestro club y compartir vuestras visiones,  no dudéis en asistir a nuestra cita en la biblioteca del Lázaro Carreter el día 11 de Abril, a las 16:00. Esta vez hemos elegido una obra del género de terror: Drácula, de Bram Stoker.

Estáis invitadísimos a compartir este momento tan literario con nosotros. Os esperamos.

Poesía del amor

Poesía del amor

Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más.
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
pero a ti no te amarán como te amaba yo.

Ernesto Cardenal


El día que me quieras tendrá más luz que junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.

Amado Nervo

Te digo adiós y, acaso, te quiero todavía,
no puedo olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste, no sé si te quería,
o tal vez nos quisimos, demasiado, los dos.

Te digo adiós y, acaso, con esta despedida
mis mejores sueños mueren dentro de mí.
Pero te digo adiós, para toda la vida
aunque toda la vida siga pensando en ti.

José Ángel Buesa

SAN VALENTIN

SAN VALENTIN

¿Qué hay más bonito que el amor? ¿más duro que el desamor? ¿má idealizado que el amor platónico?

¿Sientes algo así? ¿Estás enamorada/o?

Plásmalo en palabras, grábalas y deja que las publiquemos, no hace falta que vayan firmadas.

Si no sabes como hacerlo, puedes inspirarte en los libros que hay en el expositor de la biblioteca, o en los poemas que hay colgados por la misma.

TO KILL A MOCKINGBIRD

TO KILL A MOCKINGBIRD

 Estas son las actividades diseñadas para la película.

ACTIVITY 1

 

Reflect about the title of the movie: To kill a mockingbird. Find the meaning ot the word “mockingbird”.

 

ACTIVITY 2

Go to http://en.wikipedia.org/wiki/HarperLee  Find basic information about the origins of the writer on which the movie is based. Then, try to find the name of her birth place and locate it on a map, pointing out the state. Answer the question: What is Maycomb?

 

ACTIVITY 3

Choose at least four adjectives from the box and write a paragraph describing each character.

Scout: intelligent - mean - confident - good - lazy - innocent – quiet - moody

Jem: adventurous – curious – selfish – fair – playful – hypocritical – teenager - child

 

ACTIVITY 4

Choose the sentences that best represent the figure of Atticus. Correct the wrong ones using your own words.

 

A - Atticus is a wise man and he is committed to justice and equality.

b- His parenting style is based on fostering injustice and unequality.

C -Throughout the film, Atticus makes an effort to develop Scout's and Jem's conscience through teaching.

D - Atticus is an unkind and cruel father who beats and shouts at his children.

E - Atticus is a hypocritical man who teaches his children to look down on those who are poor and unprotected.

F - In one occasion, Atticus tells Scout to put herself in a person's shoes before she judges them.

G - Atticus is a loving father who listens to his children and offers them comfort when they need it.

H -Atticus wants to make his children suffer as when he allows Jem to come with him to tell Helen Robinson about Tom's death.

 

 

The movie succeeds in transmitting the feeling that the real world is full of superstitions and dark situtations and almost unreal such as the moment when Atticus killed the dog with anger, the children's superstitions about Boo Radley or the Halloween dark night when Bob Ewell attacked the kids. For this purpose, some gothic elements were introduced in the movie which increased the meaning of “Deep South”.

 

ACTIVITY 5

Use a short sentence to describe these characters socially.

Atticus Finch:

The Cunninghams:

The “white trash” Ewells:

Black community:

Answer the following question: Is Calpurnia despised by Atticus?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Día de Martin Luther King

Día de Martin Luther King

Hoy se celebra en Estados Unidos el día de Martin Luther King. Como ya sabréis, Martin Luther King fue un líder y activista del movimiento para los derechos civiles de los afroamericanos. Luchó contra la segregación racial en Estados Unidos cuya culminación fue la famosa Marcha en Washington en 1963 donde Martin Luther King dio su famoso discurso "I have a dream". En este discurso, King hizo referencia a los valores que negaban la inclusión social de un grupo de americanos que se veían discriminados y segregados por su condición de color. Se convirtió en un icono de los derechos civiles que usó métodos no violentos siguiendo las enseñanzas de Mahatma Gandhi. Su lucha fue reconocida con un Nóbel de la Paz en 1964. Desgraciadamente, King fue asesinado el 4 de Abril de 1968 en Memphis, Tennessee.

 

Desde la biblioteca, os invitamos a que leáis su discurso a través del siguiente link: http://buscabiografias.com/discurso.htm

Por otro lado, os instamos a que veáis la película "Matar a un ruiseñor". La película está basada en la novela que lleva el mismo nombre y cuya escritora fue Harper Lee. Lo más llamativo de la novela y de la película son los temas que trata, algunos tan importantes como la violación y la discriminación racial. Los personajes de la novela son los que dan vida a estos temas principales con grandes dosis de humor, de inocencia y ternura, ya que toda la película está vista a través de los ojos de una niña. Tanto el libro como la película os puede servir como una lección magistral de tolerancia y condena de los prejuicios.

Voy a colgar algunas de las actividades diseñadas para la comprensión de la película.

Mes de la literatura de color

Mes de la literatura de color

Con motivo de la celebración en Estados Unidos, el próximo 17 de enero, del Día de Martin Luther King, hemos pensado dedicar este mes de enero a la literatura de color.

En el hall del instituto encontraréis un cartel, con fotos, en el que se habla un poco de este acontecimiento y sus iconos. 

Y en el expositor de libros recomendados podéis hechar un ojo al comic KING, biografía de Martin Luther King. También podéis practicar vuestro ingles con The adventures of Tom Sawyer, o si lo preferís lo tenemos en español. Y en la sección de Dvd’s tenemos la película Matar a un ruiseñor, adaptación de la novela de Lee Harper.

Fallo del concurso, categoría 3, parte 2

Fallo del concurso, categoría 3, parte 2

Continúa la segunda parte del cuento creado por El hombre del traje gris, titulado Cuento de Navidad.

Decido hacerlo. Mientras paso junto a ella, observo fugazmente que no lleva nada de abrigo además del vestido, ni una chaqueta, ni una bufanda, nada. Hace bastante frío para estar así, pero decido no decir nada. Lo mejor en estos casos es echarlo todo y luego intentar recuperar la normalidad. Estará disgustada por algo, nos pasa a todos. Si trato de hablar ahora con ella, me mandará a paseo.

 Entro en casa suspirando aliviado y me acerco a la cocina ansioso del deseado café. Comienzo a prepararlo mientras enciendo la mini cadena del salón. Abro el microondas y pienso en la mujer del rellano. No puedo evitar sentirme inquieto.

 Miro el termómetro de la cocina y ésta señala tan solo nueve grados. Eso es mucho frío. Demasiado para estar en el suelo frío del rellano, por no hablar del airecillo que se cuela bajo la puerta y trepa por la parte baja de la espalda provocando un escalofrío letal. Además, el termostato marca nueve dentro de casa, fuera ya es otra historia.

 Me quedo parado unos instantes, dudando. Como siempre, en mi cabeza se barajan y descartan posibilidades a un ritmo vertiginosos, hasta que corto de raíz mi baile de pensamientos con un golpe certero sobre la encimera y decido intervenir.

 Dos minutos más tarde me veo abriendo la puerta de casa con dos tazas de café bien caliente y cremoso, nada que ver con los de mi trabajo, y una de mis sudaderas. Ella sigue allí, sentada en el rellano, llorando y tiritando.

 Mientras me acerco, me pregunto si tirita por el disgusto o por el frío. Rezo entre dientes con que sea por la segunda opción, pues tengo el remedio encima, y no por la primera, que a saber…

 -Hola, ¿qué tal? – le pregunto tímidamente. – No quiero importunarte, ni mucho menos. Es que al pasar antes, te he visto sólo con ese vestido y me he dicho: “Jolín, qué frío debe de tener la pobre mujer.” Y claro, no hay mejor remedio para el frío que un buen café calentito, ¿eh? Te lo digo yo que yo lo sé de sobra. – Comienzo a ponerme nervioso a una velocidad alarmante. Noto que me tiembla la voz y se me entrecortan las palabras, aún no desisto. – En el lugar donde yo trabajo ponen un café horrible, pero horrible de verdad. No veo el momento en el que acabe el día y vuelva a casa a por uno de éstos. Toma, pruébalo. – Le ofrezco la taza con una sonrisa.

 Ella permanece sentada, mirándome. No dice nada. Y eso hace que yo empiece a perder la compostura. Es hermosa, el pelo le cae sobre los hombros, y es oscuro, tanto como sus ojos. Su nariz es bonita y redonda y sus labios son rojos y gruesos. De esos que dicen a gritos que puedes fiarte de ellos. Pero no es eso lo que me conmueve, soy yo. Me siento ridículo mirándola.

 - Por favor – insisto.- No he parado de pensar en el frío que debes de estar pasando desde que te he visto y no pararé de pensarlo hasta que te bebas esto y te pongas esto otro. – Alzo el brazo para enseñarle mi sudadera. – Quédate con la taza si quieres, cógela y me iré y no volverás a verme, te lo prometo.

 -No prometas sin saber qué es lo que prometes.

 -¿Cómo?

 - Soy tu vecina. Me ves a diario, aunque mejor sería decir te veo yo a diario. ¿Cómo puedes prometer una cosa que luego no vas a cumplir? ¿Recurrir a las promesas con tanta facilidad, para luego incumplirlas? ¿No te da vergüenza? ¿Tantas ganas tienes que me tome tu café? ¿Podrás contárselo mañana a tus amigos?

 "¡Será impertinente! Debo sacarla por lo menos diez años. Qué menos que un “gracias, pero estoy bien”, maldita sea.”

 Decido no perder la paciencia, y mantengo firme mi sonrisa. Hago como que no he oído eso último que ha dicho y me quedo mirándola pacientemente hasta que ella decida hablar.

 - ¿Qué te pasa? ¿Se te ha roto el árbol de Navidad y tienes que venir a entretenerte conmigo?

 - No tengo árbol de Navidad. No creo en esa fiesta.

 - Entonces, ¿qué haces aquí con esa taza en la mano, mirándome, si no es para cumplir tu buena acción anual y sentirte bien?

 - No lo he hecho por eso. ¿Sabes? Está bien, coge la taza y yo me iré a observar otra cosa en la que crea, pero cógela, por favor.

 - ¿Por qué no crees en la Navidad?

 - Porque no tiene sentido celebrar nada si no tienes con quién celebrarlo. Ni siquiera un simple cumpleaños. Pero no es que sea así de monstruo siempre. Hasta hace unos seis meses sí que tenía alguien con quien celebrar y compartir estas fiestas. Y era el que más creía en esto. No paraba de cantar villancicos y pasearme por casa con galletas y el gorro rojo de Papá Noel. Ero desde que se fue…

 Me quedo en silencio y dejo que ella se imagina el resto. Agacha la cabeza un momento y no dice nada.

 - ¿Sabes? – Dice levantando súbitamente la cabeza de entre las rodillas – yo también paso la Navidad sola, pero aún así creo en la Navidad. No soy tan huraña.

 - Huraña es la palabra perfecta para alguien que teniendo su casa a un metro decide venir a llorar aquí.

 Ella me fulmina con la mirada  y aprieta los dientes. Me doy cuenta en seguida de que me he pasado y me disculpo como puedo.

 - Lo siento. He sido grosero. Pero me cuesta creer que sigas creyendo en esto sin tener motivos. Si crees es porque hay algo, familia, amigos…

 - Soy huérfana.

 - …marido, novio…

 - Mi novio me dejó hace seis meses. Hoy es su cumpleaños. Le he enviado un e-mail felicitándole y me ha contestado diciéndome que le deje en paz, que no debería remover las cosas del pasado. Por eso estoy aquí, haciendo el imbécil. No quiero entrar porque sé que voy a ver el ordenador y… - hace un gesto con los dedos de la mano, cerrándolos a modo de garras.

 - A mí también me dejaron hace seis meses. Y te prometo que no es mentira. ¡Hoy es también  su cumpleaños! Yo no la he felicitado aún, pero pensaba hacerlo. – La ayudo a levantarse y le tiendo la sudadera. – Ahora sé que no debo, ¡si no quiero coger un buen resfriado!

 Ella sonríe tímidamente y acepta el café y la sudadera.

 - No te vuelvas a dejar romper de este modo. – la increpo, como echándole la bronca. – La próxima vez que te sientas así, con ganas de caer, llama a alguna amiga, y si no tienes, llámame a mí, por las tardes nunca hago nada y así me conoces. – Empiezo a soltar las palabras a trompicones. – Si no estoy en casa, llámame al móvil. Ten.

 Le tiendo una de mis tarjetas con mi teléfono. Hechas expresamente para las clases particulares que suelo repartir por el instituto en vísperas de vacaciones.

 - De acuerdo – me dice pasando a su casa. - ¿Sabes? Me duele porque me costó mucho conquistarle, estuve casi un año detrás de él tirándole fichas. Al fin conseguí que aceptara darme una oportunidad, pero creo que ya era porque le debí dar pena. El roce hizo el cariño, supongo. Aunque sólo fuera por unos meses, luego me dejo.

 - Tiene gracia, ¿eh? Tantos meses para conseguirlo, tantos meses felices con él, y tantos meses para olvidarle. – Hace una breve pausa alzando la cabeza, pensativa. – Tanto tiempo perdido por él, y ahora en dos minutos conozco por fin mi vecino taciturno y resulta que tiene un millón de cosas en común conmigo y que encima es atento… y guapo. Parece un cuento de estos de amor cursis y malísimos. ¿Verdad?

 - Si, supongo que sí.

 Ella se ríe con ganas y se mete dentro de su casa.

 - Bueno, gracias por la taza. Mañana te la devuelvo, ¿eh? Adiós y gracias.

 Y tras decir eso, cierra la puerta tras de sí. Segundos después, oigo que pone la música a todo volumen.

 Entro en casa pensando en lo estúpido que soy yo, y en lo estúpida que es la vida, por concederme momentos como el de ahora mismo, irreales, surrealistas, inverosímiles… pero bonitos, divertidos y esperanzadores.

 Horas después, sentado en el sillón, metido en mi pijama y tapado con mi manta preferida. Me bebo el café a pequeños sorbos y disfruto de él. Mientras, suena una melodía alegre en la radio.

 Oigo que mi móvil suena, es un mensaje. Inquieto, lo abro a toda velocidad, hacía tanto tiempo que mi teléfono no sonaba…

 Estoy a punto de quedarme dormida frente a mi precioso árbol. Es tan bonito… tú, que no te lo pones, no sabes lo que te pierdes. También estoy abrazada a tu sudadera. Espero que no te importe, pero me la voy a quedar. ¡Huele genial! ¿Por qué no te pasas mañana y vemos una película? Un beso, Míster Café. Feliz Navidad.”

 Cierro la tapa del móvil con una sonrisa, alzo la taza al aire y hago como que brindo con alguien que no está aquí. Me sonrío.  Y por primera vez en mucho tiempo, me sonrío de verdad.

 Tomo una de las galletas de la bolsa y la cierro. Me levanto y la dejo bajo un pequeño árbol en un rincón de mi salón, un árbol iluminado con luces de colores y guirnaldas, un árbol de Navidad.

 Sacudo un gorro rojo y puntiagudo, acabado en una bola blanca de lana, y me lo pongo sobra la cabeza, sonriente.

 “Feliz Navidad para ti también.”

Fallo del concurso, categoría 3, parte 1

Fallo del concurso, categoría 3, parte 1

Dentro la categoría 3, el ganador ha sido el concursante con el seudónimo El Hombre el traje gris. El cuento lleva por título Cuento de Navidad.

Me despierta el dolor de cabeza. Me escuecen los ojos y tengo los dedos de los pies entumecidos. Me viene a la cabeza el recuerdo de mi madre, arropándome antes de dormir, y preguntándome si me había puesto los calcetines.

"Si no te los pones, mañana se te caerán los deditos cuando te despiertes", me decía con una ligera sonrisa. Luego me daba un beso y me dejaba la lucecita naranja de siempre encendida, para que no tuviera miedo por la noche.

El naranja siempre ha sido mi color preferido.

Miro el despertador y éste marca las 5.48. Doce minutos más tarde comenzará a sonar ese atronador sonido que lleva escondido dentro, en alguna parte, y que se encarga de despertarme los días en los que, a diferencia de hoy, tengo un sueño que a veces llega incluso a preocuparme.

Me incorporo lentamente mientras el frío se apodera de mí. Mientras lo hago, barajo a toda velocidad los pros y los contras de quedarme dormido y "que venga lo que tenga que venir."

Ganan los contras de goleada.

Abandono el calor de la cama y abro la ventana de la habitación mientras suelto una colección interminable de blasfemia. Cojo la ropa del galán que había preparado cuidadosamente la noche anterior y la llevo al cuarto de baño. Regreso a la habitación y hago la cama casi sin darme cuenta de lo que estoy haciendo. Me lavo los dientes a toda prisa. Es entonces cuando el dichoso despertador empieza a sonar. Me lo esperaba y aún así, doy un respingo. Corro a toda prisa hacia él, y emulando una especie de estocada final, doy un salto aplastando mi mano contra el interruptor al caer, que del frío me duele más.

Me quedo mirando el reloj, inerte y como sin vida después de mi embestida, y me siento estúpido. "Señala la misma hora de todos los días. ¿Por qué sería tan idiota de comprarme un despertador tan feo?"

Se hace un silencio de pocos segundos, conmigo de pie mirando fijamente al odiado despertador. Un silencio que se rompe de golpe, con el sonido de la radio al empezar a sonar.

Me sonrío, mientras oigo la pegadiza melodía de la cabezera de las noticias. Ahora recuerdo porqué compré ese despertador. También lleva radio.

Lo recojo de la mesilla del dormitorio y me la llevo debajo del brazo hacia la ducha. Un hombre con voz serena y varonil está hablando con un léxico increíblemente enriquecido y a una velocidad relativamente rápida, lo que me dice que es prácticamente imposible que esté leyendo o que lo tenga preparado. Zanjo la duda con un "nunca lo sabré, es una de las maravillas de la radio."

El locutor continúa haciendo su trabajo a la perfección. Explica de manera concisa y sin rodeos los principales acontecimientos del día. Habla del tiempo, de la economía, de los deportes... Y continúa así durante la media hora que paso bajo el agua caliente de la ducha.

Una vez vestido, vuelvo a coger la radio y me la llevo conmigo a la cocina. Mientras preparo lo que será una enorme tostada, oigo que la voz varonil de antes se despide cordialmente y deja paso a otra voz, ésta vez de una mujer mucho más joven. Una voz alegre, risueña. Trato de imaginarla a través de su voz. Mientras caigo en otra de las maravillas de la radio.

"¿Se parecerá a ti?"

"Buenos días a todos desde el estudio central. Son las siete y diez de la mañana de este miércoles. La temperatura en el centro de la capital ronda los cinco grados bajo cero. Las previsiones para hoy, ocho de diciembre de dos mil diez, son de doce grados de máxima en el centro de la ciudad y seis bajo cero de mínima en torno a..."

Siento un escalofrío interminable. La gran tostada que estaba untando de mantequilla se me resbala de las manos y va a parar al fregadero. Me quedo mirando el pedazo de pan que se ha desprendido con el golpe y ha ido a parar a la encimera y al pedazo de mantequilla pegada al cuchillo.

Los miro atentamente, con los ojos como platos, pero en realidad es otra imagen la que estoy viendo.

"¿Ha dicho ocho de diciembre?, entonces hoy es..."

Dejo el cuchillo sobre la mesa y vuelvo corriendo a mi habitación. Abro los cajones de mi escritorio como un loco y rebusco entre los papeles de dentro. Por fin, bajo una carpeta azul, encuentro lo que busco: una agenda.

No es una agenda normal. "Es la agenda que me regalaste por mi cumpleaños."

Una agenda pequeña y elegante, hecha de cuero y con papel reciclado. En la esquina superior derecha hay un ligero resorte que sirve para desenganchar el montón de hojitas y colocar otras nuevas. Y en el reverso, hay un borrado: "Así, como hasta hoy y para siempre."

Paso las hojas bruscamente y me detengo en el día ocho de diciembre. Entonces, escrito con letra pequeña, sencilla, de trazo redondeado y recto, veo que pone:

"¿Quién cumple años este día? Seguro que ya lo sabes. Yo. Seguro que llevas todo el año acordándote. Es normal, soy tan guay. ¡No olvides comprarme un regalo! Como se te olvide...P.D: No intentes hacerme el mejor regalo del mundo, porque ese ya me lo hiciste. Eres tú. Te quiero."

Cierro la agenda de un golpe seco y la dejo caer sobre la mesa. Siento una punzada de dolor dentro de mí. Es un dolor ya común, aunque difícil de digerir. Es el dolor que sientes cuando recuerdas a un familiar fallecido, el dolor que produce el que no te amen a ti sino a otra persona, el dolor que suele aparecer cuando dejas de vivir bajo el escudo de la ignorancia. Un dolor muy diferente a todos los demás.

Me agarro el pecho con fuerza mientras me siento lentamente en la silla del escritorio. "¿Es normal este dolor? ¿Será posible? ¿Qué sustancia liberará el cerebro para que te sientas así?"

Mientras remite, recuerdo las dos últimas veces que lo sufrí.

La primera fue de camino al trabajo. Iba distraído viendo los coches y las matrículas que llevaban. Fue entonces cuando te vi, subida al autobús. Tú también me viste y, sonriendo, me saludaste con la mano. Yo te devolví el saludo como un completo idiota mientras sentía aquella punzada interminable. Sí, lo recuerdo perfectamente.

La segunda vez que lo sentí fue cuando mi madre, borracha, golpeando la habitación con un paraguas, destrozándolo todo bajo la incrédula mirada de mi padre, que la gritaba y trataba de contenerla.

Sacudo la cabeza mientras me levanto de la silla súbitamente. Me siento como una botella de cristal que se estrella contra la pared y se destroza en cientos de pedazos.

Regreso a la cocina y termino de desayunar en silencio.

Suena la alarma del reloj de mi muñeca. Es la hora de irse. Normalmente tengo pocas ganas de salir a la calle, de relacionarme con los demás. Sin embargo, durante el mes de diciembre es distinto. Algo cambia. Es Navidad.

Durante la Navidad, las personas pasan a ser realmente personas. Por eso la admiro. Basta estar bajo esa especie de hechizo invisible y que las diferencias no existan, desaparezcan.

Observo cómo el dueño del kiosko de enfrente reparte la ilusión de la lotería. Como los jubilados premian a los niños con caramelos de camino al colegio, y cómo las madres de éstos se fían de ellos, o cómo en cualquier sitio la gente se felicita las fiestas con una enorme sonrisa. Se celebran comidas de trabajo, regalos del amigo invisible, karaokes de villancicos...

Me gusta la Navidad, pero no creo en ella.

Si todo esto fuera verdad, le gente sería así siempre, y no sólo porque sea fiesta. ¿Que´gracia tiene ser ahora generoso? Si todo fuera verdad, todos tendrían algo que celebrar, el premio y el reconocimiento por su bondad. Si todo esto fuera verdad, ella estaría conmigo ahora. Y no me habría dejado de esa manera, como si fuera un monstruo. Si fuera verdad, me habría dado una explicación, y no habríaa desaparecido sin más. Si fuera verdad, aún tendríamos algún tipo de contacto, una relación de "amigos". Si todo esto fuera verdad, quedaría al menos una foto en la que saliésemos juntos.

"No seas idiota, después de todos sus reproches, ¿de veras pretendes que se tu amiga? Eso sería como pretender crecer dos metros y medio en un día."

Acabo echándole la culpa de todos mis problemas al viejo de Papá Noel mientras aparco el coche a dos calles de mi trabajo. Paso todo el trayecto caminando buscando una razón realmente convincente para felicitarla. Aún conservaba su e-mail del trabajo, así que llegar hasta ella no sería realmente un problema, pero... ¿qué podría pasar? Si después de medio año recibiese un e-mail suyo, ¿qué pensaría? ¿Sonaría como un "por favor, vuelve, estoy desesperado?"

El resto del día lo paso en el instituto donde trabajo. Apenas tengo ganas de hablar con nadie. Así que las horas que tengo libres las paso en el despacho de mi departamento, corrigiendo exámenes o preparando las clases para el día siguiente.

Durante el descanso mis compañeros están algo agitados. Se ríen y conservan sobre sus planes para las fiestas.

- Yo me voy con mis padres a su casa. Nos han invitado a mí y a mis hermanos a pasar las fiestas allí. Ya sabes, cenita familiar, regalos, juegos de mesa... ¡qué ganas! - decía uno de ellos mientras se atiborraba a donuts, realmente entusiasmado.

Pongo una cara de auténtico estupor al ver la velocidad a la que engulle los donuts. Sigo mirando mi café aguado, tratando de borrar esa imagen de mi memoria. Con el rabillo del ojo veo que la profesora de Historia, mi compañera de departamento, con la que apenas he charlado en contadas ocasiones, se levanta de su sitio y se acerca a mí. Se detiene ante la mesa donde estoy sentado y espera a que sea yo el que hable.

"Oh, no. Problemas."

- Hola - consigo decirle algo asustado.

- ¡Hola! Te he visto la cara y no he podido evitarlo - me dice con una enorme sonrisa. Sin embargo, algo me dice que no debería fiarme. - Tranquilo, no todos vamos a hacer unos planes tan muermos como los de nuestro amigo - dice señalando con la barbilla al monstruo de los donuts. - Yo había pensado ir a la fiesta que celebran en el hotel de aquí enfrente. Ya tengo el vestido y todo. Podrías venir tú también, ¿te apuntas? - me pregunta mientras me mira enarcando una ceja, como si estuviese segura de que haciendo eso yo iba a aceptar.

- No, lo siento. Tengo trabajo.

- ¿En Navidad? ¿Dónde? - me pregunta inquieta.

Veo en sus ojos un interés que sólo tienen las personas a las que la moral les importa bien poco y que si cometes el error de caer en sus redes tardarán décimas de segundo en venderte.

- En una academia, cerca de mi casa - miento sobre la marcha, sereno, rápido e implacable. Sin embargo, ella no parece tragárselo demasiado.

- Clases de refuerzo, ¿en Navidad? ¿De dónde has sacado esa excusa tan patética? - me replica riéndose, mofándose triunfal tras haberme descubierto.

No tengo más remedio que rendirme ante ella.

- Tienes razón, te he mentido. Debería haberte dicho la verdad desde el principio. No quiero ir a ninguna fiesta, tus planes me parecen igual de patéticos que los suyos - señalo al hombre de los donuts con la barbilla, imitándola de un modo sarcástico, desagradable. - Así que haz el favor de no preguntarme más y obligarme a mentirte para parecer educado contigo. Me parece casi igual de estúpido que invitar a una fiesta a alguien que apenas conoces de nada. - Le digo casi sin pararme a pensar en lo que le estoy diciendo.

Ella parpadea fuertemente y menea el cuello con un movimiento raro, que supongo que será de indignación. Levanta la mano derecha a la altura de su cabeza y agita el dorso, como expulsando algo. Se da la vuelta y sale de la cafetería.

Cierro los ojos y aprieto los puños, frunciendo el ceño con fuerza. "Seré estúpido", me digo mentalmente. "Apuesto lo que sea a que el tipo de los donuts se lo merecía más que ella."

Me quedo un largo rato culpándome por mi mal comportamiento hasta que suena el timbre que indica el regreso a las clases.

El resto del día pasa lento, aburrido... y gélido.

A la salida del trabajo entro en el coche soplándome los dedos de las manos, que poco a poco recuperan el color y también la sensibilidad. Conduzco alegre y despacio de camino a casa. Disfruto del paisaje, del calor, de los hombres con sus mujeres y niños de compras en los centros comerciales, de los árboles y rotondas llenas de nieve. Es precioso.

Ya en el edificio donde vivo, abro las puertas del ascensor, deseoso de entrar en casa y hacer trabajar a mi sillón, mientras me tomo un café y me leo un buen libro. Estoy a punto de echar a correr por el rellano hacia mi puerta sólo de imaginarlo cuando, de pronto, me paro en seco atónito, en uan mezcla de sorpresa y embarazo.

Allí, enfrente de mí, sentada en el suelo, hay una mujer. Lleva un vestido colorido y sencillo. Está abrazando sus rodillas, con la barbilla apoyada en ellas y los ojos rojos y llorosos. De pronto, me mira y observo que son enormes y oscuros, pero está tan disgustada que apenas hace esfuerzo pra disimular normalidad al verse descubierta. Vuelve a apoyar la cabeza en las rodillas y espera pacientemente a que yo pase deprise y la deje en paz.

------------------------------------------Continuará----------------------------------------------

Fallo del concurso, categoría 2

Fallo del concurso, categoría 2

Paso a transcribir el cuento perteneciente a la categoría 2, cuyo ganador lleva por sobrenombre Sulema. El título del cuento es Las Navidades Malditas. Enhorabuena al ganador.

Hola, me voy a presentar. Soy un niño llamado Roberto. Os voy a contar una historia que os impresionará, es sobre Papá Noel. Creéis que tengo cinco años, pues no, tengo dieciocho años y es una gran historia. Bueno, voy a comenzar que ya estoy tardando. Primero iremos trece años atrás.

Roberto vivía en una modesta casa. Tenía dos hermanos, llamados Luis y María, que eran muy buenos entre ellos. Cuando llegó el día de los regalos de Navidad con Papá Noel, sucedió algo muy extraño. Roberto, al despertarse, vio a su familia peleándose y se fijó en los regalos, que todos estaban abiertos menos los suyos. Entonces Roberto miró por la ventana y vio a Papá Noel diferente, no era el de siempre. En vez de renos tenía "pitbulls" e iba vestido de negro. A Roberto le pareció increíble, y pensó que estaba soñando. Decidió seguirle cuando vio pasar a Papá Noel hacia una casa. Roberto se montó en su carroza y, escondido, llegó hasta donde vivía éste.

Al ver el lugar, Roberto rompió a llorar pero después se secó las lágrimas; se puso serio.

Roberto vio al Papá Noel malo vestido de gótico y en la mano llevaba un libro muy raro. Y empezó a buscar la solución a este gran problema.

Empezó buscando en la fábrica de juguetes y no encontró nada. Pasó al despacho de Papá Noel y encontró todo desordenado y se dio cuenta de que en el armario se escuchaban chasquidos.

Al abrir la puerta del armario se encontró al Papá Noel verdadero, simplemente no era el mismo que el anterior. Así que le quitó las cuerdas y hablaron. Roberto le contó todo lo que pasaba al verdadero Papá Noel y él le contestó:

- Es mi culpa, Roberto, lo siento.

Roberto extrañado le contestó:

-¿Por qué? Eres el más bueno del planeta.

Entonces Papá Noel le contradijo:

- ¡No! Hice una cosa mala, y es abrir el libro mágico.

 Roberto extrañado le pidió que le contara la historia, pero Papá Noel se la tuvo que contar rápido para salir del problema en el que estaban. El mundo estaba loco y además el Papá Noel falso aparecería en cualquier momento. Entonces Papá Noel dijo:

- Roberto, tenemos que coger el libro mágico antes de que se agraven las cosas en la Tierra.

- Vale - contestó Roberto.

En ese momento estuvieron buscando el libro cuando de repente aparece el falso Papá Noel que les dijo:

- Tú, ¿qué haces desatado? y tú, niñato, ¿ qué estás haciendo aquí?

- A ti que te importa. Queremos el libro mágico. - dijo Roberto.

- Eso, que eres un macarra. - dijo el Papá Noel.

En ese momento, sin pensárselo, se tiró al brazo derecho del Papá Noel falso, que estaba distraído, y le quitó el libro mágico. Él gritó:

- ¡Devuélvemelo o te mataré, niñato!

-  Rápido, ábrelo y dirige el libro hacia él. - dijo Papá Noel.

- Vale, y ahora volverás a donde perteneces. - dijo Roberto.

Entonces, el Papá Noel falso fue absorbido por el libro y el mundo cambió en un instante. El despacho se ordenaba, la gente no se peleaba y el mundo fue igual que antes.

- ¡¿Ya está, se ha acabado?! - exclamó Roberto.

- Sí, en realidad tendrías que volver a tu casa, a dormir.- explicó Papá Noel.

- ¿Qué? - gritó Roberto.

- Adiós - Se despidió Papá Noel.

Roberto, al despertarse, se dijo a sí mismo:

- ¿Ha sido un sueño? Haya sido un sueño o no, al menos ha sido divertido.

- ¡Robertoooooo! Baja ya que los regalos no se abren solos. - gritó la madre de Roberto.

- ¡Valeee! - respondió Roberto.

Roberto, al abrir sus regalos, vio que había uno que se le había olvidado. Era dorado. Al abrirlo, encontró el libro mágico y una carta escrita por su amiguito. Decía así:

"Querido Roberto:

Gracias pro ayudarme. Sin ti, no estaríamos ahora donde estamos. El libro mágico es ahora tuyo. Debes guardarlo bien. Gracias."

Roberto, en ese momento, supo que no era un sueño sino que era real. 

 

FALLO JURADO CONCURSO

El cuento ganador de la 1ª categoría del Concurso "Cuento de Navidad", organizado por la Biblioteca del I.E.S Lázaro Carreter, se titula "LAS NAVIDADES DE HOY EN DÍA", de La Gaviota escritora.
"La Navidad es una fiesta religiosa. Se suela celebrar comiendo pavo, cochinillo y cosas así. Siempre se ha celebrado así.
Hasta ahora. Para nosotros, hoy en día, es una fiesta consumista. ¿Por qué? Porque antes para celebrar la Navidad, lo hacías todos juntos, comiendo, bailando y te apañabas con lo que tenías, pero hoy en día entre regalos, comida y todo, te gastas una pasta. Si os dáis cuenta todos los festivos abren los centros comerciales.

La gente empieza a gastar y no se da cuenta de la verdadera importancia de la Navidad. Os voy a contar una historia que la sucedió a una familia:

Una niña llamada Ariel, vivía con sus dos hermanos, su madre y su padre. A ella le emocionaba mucho que llegase la Navidad, porque le encantaba que le regalaran muchas cosas.
Llegó el día de Nochebuena, todos se vestían para la ocasión. La madre de Ariel, que se llamaba Eulalia, preparaba la cena. Había de todo: langostinos, gambas a la plancha, cochinillo, pollo y una ensalada. De postre había arroz con leche, polvorones, mazapanes y tarta de chocolate. Todos acabaron hartos de tanta comida. Habían invitado a los tíos, primos y primas.

Pasó un largo rato y, ¡llegó Papá Noel!. Ariel lo esperaba ansiona. a ver si le traía lo que ella quería. La niña dijo:
- Que nos has traído, ehh-dijo ella emocionada.
-¡JO, JO, JO! Tranquila mi niña, ya lo verás- exclamó Papá Noel.
Llegó la hora de echar un vistazo a los regalos. Ariel empezó a abrir los suyos. La trajeron la Nintendo Ds con un juego, una muñeca con su carrito y una bicicleta. Ariel estaba super contenta.

Al día siguiente, la niña disfrutaba de sus regalos. Eulalia, su madre, le dijo a la niña que fuera con ellos a ver los maravillosos árboles de Navidad que había por la calle, las luces, el belén, resumiendo, las cosas importantes de la Navidad, pero la niña contestó:
-No mamá, yo me quedo aquí con mis regalos, que es lo más único importante de estas fiestas. Los regalos y las vacaciones para disfrutar de ellos.

la madre, al oir eso se quedó estupefacta, pensó quie hija era una egoísta, que no creía en la Navidad. la Navidad era muy bella si creías en ella. Entonces, la madre pensó que tal vez debería der una lección a su hija.

Llegó el día de Reyes. Los niños duermen. La madre y su tropa estuvieron charlando en el salón. No tardaron nada en depositar los regalos en el árbol. Ni tampoco en depositar una carta debajo del árbol.

Al despertarse todos corrían hacia el salón para buscar su regalo. Y, ¡vaya sorpresa! Todos tenían regalos menos Ariel. Sólo la dejaron una carta diciendo:

Querida Ariel:
Te preguntarás porqué este año no tienes regalos, pues bien, quiero que pienses una cosa:
La Navidad es una fiesta religiosa, debes rezar, compartir con tu familia esas fiestas tan especiales. Los regalos no son esenciales. Piensa y reflexiona sobre este tema. Piensa que es más importante una sonrisa que un regalo. Una sonrisa es el mejor regalo, igual que tu familia esté feliz. Por eso este año no habrá regalos. No es necesario nada material.
Sólo con demostrar el cariño, el afecto, el amor que tienes es tu corazón para dar, es mucho más importante.
Nos despedimos. Hasta el próximo año.
Fdo. Los Rayes Magos

la niña al ver ésto se emocionó tanto que lloró. Sabía que eso era cierto y pormetió que lo iba a hacer. Que solo iba a disfrutar de los suyos. Su madre se puso muy contenta.

Moraleja:
Hagamos que estas fiestas sigan siendo una fiesta religiosa y no comercial. Os lo pido a todos y...
FELIZ NAVIDAD A TODOS"

Si eres un artista...¡participa!

Con este título anuncia, el periódico El Mundo, la XI edición del concurso que ha organizado para jóvenes entre 14 y 18 años.

"Basta con sentirse inspirado y dejar volar la imaginación para convertirse en todo un artista. En AULA te brindamos la oportunidad de ponerte en la piel de un gran pintor, director de cine o escritor y, además, recompensamos ese esfuerzo creativo con los premios Los mejores de Aula. La XI edición de nuestro concurso contempla cinco categorías: pintura, relato, poesía, ensayo y video, abiertas a todo aquel, fr entre 14 y 18 años, que quiera desarrollar su talento hasta el próximo 15 de abril, fecha límite para la entrega de los trabajos. Para que no se te escape ningún detalle y puedas optar a hacer realidad tu sueño artístico, te recoramos las claves de estos premios."...

El resto de las bases las tenemos en la Biblioteca a disposición de todo aquel que esté interasado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

BASES CONCURSO "CUENTO DE NAVIDAD"

Estas son las bases del concurso "Cuento de Navidad".

Os animamos a todos a que participéis.

BASES:

1-     Los premios se concederán en tres categorías:

1ª Alumnos de 1º y 2º de E.S.O

2ª Alumnos de 3º y 4º de E.S.O

3ª Alumnos de 1º y 2º de Bachillerato

 

2-     Los trabajos deberán ser originales, inéditos e individuales, con una extensión orientativa de tres folios. Para garantizar el anonimato en las correcciones se indicará nombre, apellidos, curso y un alias en una hoja aparte. El alias también deberá indicarse en el trabajo.

 

3-     Los trabajos podrán presentarse en la Biblioteca hasta el día 15 de Diciembre.

 

4-     El jurado estará formado por los alumnos del Consejo Escolar, profesorado del Departamento de Lengua y la bibliotecaria.

 

5-     El veredicto del jurado se hará público en un acto celebrado en la Biblioteca el día 23 de Diciembre y se hará entrega de interesantes premios.

 

CONCURSO CUENTO DE NAVIDAD

CONCURSO CUENTO DE NAVIDAD

Se acerca la Navidad, y con ella la época del amor, de la felicidad, del espíritu navideño...

Queremos que nos lo contéis vosotros, como es vuestra Navidad perfecta, que os gustaría que pasara, como veis la Navidad, dejad que vuele vuestra imaginación y contadnos un cuento, un cuento de Navidad.

Tenéis hasta el 15 de Diciembre para entregar vuestras historias. Las bases están en la biblioteca y en los tablones de anuncios.

Animaros

Os esperamos

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres